Menu

Carrillos

Tanteas las bicicletas que llevas en cada carrillo, donde carrillo puede ser leído como moflete o como carro modesto. Tres en el derecho y cinco en el izquierdo, con eso podemos volver a montar un Verano azul, el Piraña y Tito que lleven los carros, metáfora del peso con el que cargan por defecto los pequeños. El peso de no mandar, de no saber nunca suficiente, de querer ser como el mayor, siempre otra cosa, de pelear por la exclusiva atención que sólo conocen los primogénitos y aborrecen los hijos únicos. Una carga menor, si se quiere, que, a cambio de otras ventajas, se puede arrastrar en carrillo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Aquí hemos venido a hablar de palabras. ¡Hazte verbo!
Tu dirección de e-mail no será pública.