Menu

Realidad y ficción Posts

Inconvenientes de mezclar realidad y ficción

1. que el lector ponga el cartel de realidad a lo que no lo es y a la inversa (mente proporcional)

2. que el lector se quede con las ganas de saber qué pasó en realidad y que tampoco la Wikipedia dé detalles de la vida personal del autor

3. que el lector no pare hasta encontrar la verdadera historia, o, por lo menos, el forro de la verdadera historia, que reside agazapada en los puntos y aparte a la espera de que otra verdad la encuentre y haga saltar el punto por los aires.

Y es que hoy, paradójicamente, se ha acabado el Verano, que siguió a la Infancia y a la Juventud, por el camino de la amargura.

Los primeros

Sentados en Marte mirando la Luna. Él juraba que había vida en la Tierra. Ella apostaba a que eran azules y con cuernos. Algún día los visitaremos. Y tendremos hijos allí.

[Unos años después]

E: Aquí no hay nadie…

A: ¡Está todo por hacer!

E: Tierra virgen…

A: Un planeta desierto.

E:  Un paraíso para nosotros solos…

A:  Eva, ¿no querrás quedarte?

E: Ya he quemado la nave.

Maldito remordimiento de conciencia

Mientras dormía en el sofá, ayudada por la tranquilidad de un partido ganado (en aquel momento por 4 a 1), he soñado que estaba haciendo todas las cosas que en realidad debería estar haciendo en lugar de dormir en el sofá. Ahora, mientras las hago, con la marca de mi propia mano todavía incrustada en la cara, me pregunto adónde van a parar las playas paradisíacas, los caballos con bigotes dalinianos y los amigos de la infancia reencontrados cuando nadie los sueña a la hora de dormir.

Escribo.

Cambio el sofá por la cama.

Si consigo localizarlos, informaré puntualmente.