Menu
El margen de error

El margen de error

Ese con el que no contamos, el que nos falta para que todo cuadre. El que permite que no todo esté perdido a pesar de un desencuentro en los tiempos, de un malentendido en las dimensiones. El que nos hace humanos y a pesar de todo capaces de acometer profundos viajes en busca de grandes respuestas a preguntas que nosotros mismos planteamos. La espiral de complejidad se expande o se encoge acorde a la ansiedad que generamos con cada interrogante. La respuesta contribuye a apaciguarla, hasta que aparece ese al que olvidamos hacerle un sitio. Ese al que si aceptáramos rebajaría la presión entre los trazos. Bienvenido seas, margen, a partir de ahora.

No hay comentarios

Deja un comentario

Aquí hemos venido a hablar de palabras. ¡Hazte verbo!
Tu dirección de e-mail no será pública.